Survival pide a la ONU que ponga fin a la “crisis” de envenenamiento por mercurio en América del Sur – Survival International


Las intoxicaciones por mercurio afectan a pueblos indígenas amazónicos.

Las intoxicaciones por mercurio están devastando a pueblos indígenas en la Amazonia, según ha advertido hoy Survival International a Naciones Unidas.

En una carta dirigida al Relator Especial de la ONU sobre Salud, Survival recalca el fracaso de los gobiernos de América del Sur a la hora de combatir este tipo de contaminación.

El uso incontrolado de mercurio, como por ejemplo en la ilegal minería aluvial de oro, a menudo se produce en tierras indígenas. Las actitudes discriminatorias contra los pueblos indígenas se traducen en que apenas se implementan acciones para controlarlo.

En Perú, el 80% de una comunidad nahua ha dado positivo por altos niveles de mercurio en sangre. Un 63% de los afectados son niños. Entre los síntomas por este tipo de intoxicación se incluyen la anemia y el fallo renal. Un niño ya ha fallecido con síntomas relativos al envenenamiento por mercurio.

El Gobierno peruano tiene constancia de la contaminación por mercurio desde 2014, pero ha hecho poco para identificar la fuente. Es posible que otros pueblos indígenas de la zona también se hayan visto afectados, entre ellos grupos de indígenas aislados.

En Brasil, nuevos datos arrojan alarmantes niveles de envenenamiento por mercurio entre los indígenas yanomamis y yekuanas. Un 90% de los integrantes de una comunidad están gravemente afectados.

En tierra yanomami operan buscadores ilegales de oro, que contaminan los ríos y la selva con mercurio. Los indígenas yanomamis no contactados corren especial peligro por los numerosos mineros que trabajan cerca de donde viven.

Para más información haga clic en el link bajo “Fuente” a continuación

Fuente: Survival pide a la ONU que ponga fin a la “crisis” de envenenamiento por mercurio en América del Sur – Survival International

Hemos visto los daños a envenenamiento de mercurio en los indígenas Yanomami en Venezuela y es terrible!  Ver este ejemplo por las bombillas con mercurio. Este caso es para mostrar los efectos de mercurio pero este caso no fue entre indígenas:

cfl4

La playa que crece en la Amazonia de Colombia y que no es un paraíso

Source: La playa que crece en la Amazonia de Colombia y que no es un paraíso

Tenemos experiencia personal de testigos que hemos enviado a Amazonas que han visto y nos han testificado con fotos de los daños a la salud de los indígenas producidos por la minería ilegal llevado a cabo por los oreros. Dicha actividad tiende a soltar químicos muy tóxicos a las fuentes y ríos, entre los cuales está el mercurio. Luego los indígenas y gentes nativas en la selva beben esta agua envenendada. Los garimpeiros de Brazil que minan el oro ilegalmente en Brasil y  Venezuela han causado la muerte de muchos inocentes indígenas Yanomamis y estoy seguro de otras tribus, sin mencionar los daños a la creación de Dios causado por actividades poco supervisados y controlados por las leyes de los países que a su vez deberían ser derivadas y sujetas a la ley divina. 

La minería es una actividad necesaria para proveer la sociedad con minerales y productos de las riquezas de la tierra que Dios ha creado. Pero dicha actividad siempre ha de  ser hecho sujeta a la ley de Dios: de amar al prójimo como a si mismo,  la ley no robar, y la ley de no matar para mencionar algunas.  Es interesante que en los juicios finales asociados con la segunda venida del Señor dice que: “Y se han airado las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo para que los muertos sean juzgados, y para que des el galardón a tus siervos los profetas, y a los santos, y a los que temen tu nombre, pequeños y grandes, y para que destruyas los que destruyen la tierra.” (Apocalipsis 11:18) ¿Cuando va a despertar la Iglesia para predicar la ley moral de Dios contra toda clase de injusticia del mundo?  Véase 1 Timoteo 1:5-11   sobre el uso legítima de la ley divina contra toda clase de mal del mundo. La ley ha de salir de Sión y la palabra de Dios de Jerusalén! (Is. 2:2-3)